!MANTENGAMOS EL BLOG ACTUALIZADO!
Demos un clic en los anuncios... gracias.

sábado, 25 de julio de 2009

LAS TRES RATAS

CAPITULO I

Se trata sobre tres chicas hermanas, que son Carmelina, la mayor, Eugenia la segunda, y Ana Luisa la menor, salen de Daule para llegar a la casa de su tía Aurora a Guayaquil.

Una mañana desayunando llegan dos hombres con caras de investigadores que preguntaban por Eugenia ya que era buscada por el Intendente policial, ella después de contener las lágrimas decidió ir, sus hermanas la acompañaron.

CAPITULO II

Trata sobre la vida de Antonio Parrales, la vida de Eugenia, Carmelina, Ana Luisa, antes de salir de su ciudad natal el nacimiento de ellas 3, la amistad de Antonio con Eloy.

CAPITULO III

Cuando don Antonio Parrales murió Carmelina por ser la mayor se hizo cargo de la hacienda, Eugenia la ayudaba.

Eugenia tenía una pasión muy inmensa por los caballos, siempre en las tardes se veía con su gran amor Ernesto Cabo que aunque ella no le gustaba admitirlo que lo quería un día no pudo más y se lo dijo,. En un tiempo malo vino la enfermedad un pasto acababa poco a poco con el ganado. Ernesto le sugirió a Eugenia que fueran donde don Horacio Valladares que él les podía ayudar las hermanas fueron, el les presto firmando una hoja hipotecando la hacienda. Un tiempo después las cosas empeoraron y las tres hermanas fueron desalojadas de su hacienda. Eugenia fue un día a la casa de Horacio y buscó hasta que encontró lo que buscaba y las llevó, ella le contó a Carmelina, cosa que a ella no le gustó para nada.

CAPITULO IV

Eugenia seguía encarcelada y la tía Aurora creyó que la mejor manera para sacarla era devolviendo las joyas que seguro Eugenia tenía, Ana Luisa va a seguir insistiendo para que le dejen ver a su hermana mientras que Aurora y Carmelina fueron hacer los trámites necesarios para sacarla en libertad.

Ana Luisa estuvo con su hermana hablando con el jefe político, les preguntó lo que había pasado a lo que Eugenia no quiso responder. Al fin Eugenia salió en libertad llegando a la casa la tía le dijo muchas cosas que la hicieron sentir mal, ella no encontró otra salida que envenenarse, llamaron al médico y este le hizo muchos lavados y le dio muchas medicinas.

CAPITULO V

El doctor conversando con Eugenia de problemas esenciales, cuando era ya de noche sirviendo la merienda Eugenia salió de la casa de su tía, buscó trabajo pero nadie se lo dio, ella a gusto muerta de cansancio se quedo sentada en una vereda donde sus ojos se cerraban poco a poco de repente un hombre joven la cogió del brazo, le ayudo a levantarse y le dijo que él le iba a llevar a su casa auque le ofreció también que se fuera con él Eugenia lo que contestó fue “bueno donde usted quiera” el la llevo a su casa, este hombre se llamaba Carlos Álvarez. Eugenia se entregó a él, ella no salía de su casa a más para comprar los alimentos que ella misma preparaba. Un día decidió salir a dar una vuelta y se encontró con el doctor, quien le contó que sus hermanas no vivían con la tía, ella cuando llegó a su casa Carlos la esperaba. Furioso le preguntó más de una vez a donde había estado, ella se fue de la casa porque él la abofeteo.

CAPITULO VI

Eugenia salió de la casa de Carlos Álvarez, estaba otra vez en Guayaquil encontrándose con el doctor, este la llevo a casa de sus hermanas Carmelina había conseguido empleo en el taller de costura de doña Tarjelia, cuando Eugenia llegó a casa las hermanas se abrazaron mucho cuando Carmelina iba a su trabajo Eugenia la quiso acompañar, Carmelina se opuso pero Eugenia insistió tanto que fue doña Tarjelia sin dudar la puso a trabajar, ella le presentó a Vicente Zanda, él la invitó a comer al otro día fueron las tres hermanas acompañadas por Francisco Pereira, ellos pasaban hablando del liberalismo.

CAPITULO VII

Carmelina conversando con Vicente ambos esperado a Eugenia y a Ana Luisa se decían que Eugenia tenía un carácter incomprensible.

Vicente le dijo a Carmelina porque ella siempre andaba triste, ella bajo su mirada de repente Carmelina muy pálida no pudo más y empezó a llorar, Vicente se acercó a ella y la besó, fueron al campo con Francisco y las dos hermanas que faltaban en la noche fueron a un bar, después de un rato llegaron unos hombres donde uno de ellos empezó a gritar a manera de insulto de ahí salió el nombre, para ellas de las tres ratas ya que Carlos Álvarez habían hablado mal de ellos.

La tía Aurora murió ellas creían que les podría dejar algo para ellas pero no fue así todo lo donó para obras de beneficencia.

CAPITULO VIII

Carmelina sin poder dormir prendió la luz y empezó a discutir con Ana Luisa, eran las 4:30 de la mañana y Eugenia no llegaba.

Ernesto Carbo había regresado a Guayaquil y ella todavía queriéndole fue con el donde el quería, después de dos meses cambio todo, él ya era indiferente con Eugenia, ella se lleno de odio y le dijo que era mejor que se separaran. Ernesto no se negó Eugenia muerta de celos una tarde, la tarde de su despedida totalmente ebria la disparó.

CAPITULO IX

Carmelina enfermó gravemente la tuvieron que internar en el hospital. Eugenia no había muerto. A Carmelina le daban ataques de de histeria, estaba muy mal. Eugenia estaba reemplazando a Carmelina en su trabajo.

CAPITULO X

Eugenia una noche salía de su trabajo y se encuentra con Carlos Álvarez, quien le hizo una propuesta pero siempre se negó. Carlos Álvarez le dijo a Eugenia que le dejara tener unas mercaderías en su casa y el le pagaba la venta y ella aceptó.

CAPITULO XI

Habla todo sobre la historia de la vida de Francisco Pereira, sus amores, su trabajo, él compuso versos, esta edad romántico empezó temprano.

CAPITULO XII

Carlos Álvarez fue a reclamarle a Eugenia que le estaba robando porque todos los días, tenía quejas de los compradores de tela, a Carmelina le dieron de alta en el hospital el doctor Ramírez le confeso a Eugenia que él la quería pero ella le dijo que eso no podía ser porque como era ella no lo quería decepcionar.

CAPITULO XIII

Carlos Álvarez impaciente esperando que llegara la embarcación.

Dos hombres que la perseguían el intentando huir quiso correr pero no pudo. Carlos hizo un trato con uno de los hombres que le daba 1.000 sucres a cada uno y lo dejaran, pero uno de ellos no quiso, lo golpearon feo a Carlos y al final lo capturaron. Carlos Álvarez empezó a pensar quien lo había traicionado.

CAPITULO XIV

Eugenia no sabía si denunciar a Carlos Álvarez estaba bien o no. Ella después decidió ir a hablar con el doctor Ramírez a le contó entre llantos que estaba embarazada, pero no sabía si tener a su hijo o no, pero Eugenia decidió que lo iba a tener lejos donde nadie supiera nada de su vida.

Eugenia vendía las telas que le daban en casa dándole una parte a Ana Luisa y a Carmelina y le contó lo del embarazo a Carmelina.

CAPITULO XV

Eugenia quiso regresar a trabajar al taller de costura pero el doctor Ramírez le advirtió que sería mal para el niño por el movimiento de las piernas en el pedal.

Eugenia fue entonces a buscar trabajo, pero nadie le dio, cuando ella se iba a sus espaldas decían cosas horribles de ella ya que tenía muy mala reputación, entonces una mañana decidió ir a la oficina del gobernador para pedirle trabajo, pero no se lo dio por lo que hablaban de ella, frente a la casa de las hermanas siempre se paraba una viejita, un día llamó a Eugenia y le hizo una propuesta a la que ella se negó pero después sin pensar lo acepto.

CAPITULO XVI

Cuando Eugenia vio a un señor de casimir negro, elegante, un poco gordito se quedó atontada, el señor la invitó a tomar licor, la tomó las manos, cuando quiso decirle palabras de amor fracasó, ella rió, el hombre la abrazó, Eugencia empezó a reír y él le pregunto la causa, ella se puso seria y también lo abrazó.

CAPITULO XVII

Carmelina y Ana Luisa discutían vivamente, Ana Luisa le reprochaba a Carmelina que nunca había tenido novio, entonces Carmelina se puso furiosa y comenzó a sermonear a su hermana, le decía que ella necesitaba de marido y que por culpa de ella y Eugenia las llamaban las 3 ratas, que ella era una persona decente, de repente cayó al suelo, parecía que iba a morir, cuando ya se compuso, hacía lo posible por no dirigirle la palabra a Ana Luisa. Un día paso algo raro que ayudó a que volviera la calma en la casa.

Cuando Carmelina llegó de trabajar, se encontró a Ana Lusa esperándola y esta última le contó que su hermana Eugenia estaba grave y parecía que iba a morir, cuando entró al cuarto estaba el doctor Ramírez atendiéndola y Eugenia no quería perder a su hijo, cuando ya paso todo, Eugenia le comenzó a contar la historia que había tenido con don Gregorio, Ana Luisa fue a entrevistarse con el señor, lo convenció de firmar un cheque cuando le contó lo que había pasado a Eugenia, el hombre le entregó el cheque a Ana Luisa y ella regresó a casa gritando de alegría por el cheque de 600 sucres que había conseguido sacarle al señor.

Cuando Francisco Pereira llegó a buscar a Ana Luisa, le habló fríamente como si todo se fuere a acabar entre los dos, surgió una leve discusión y a Ana Luisa se le ocurrió casarse, cuando ya decidieron eso e irse a vivir a Manabí, las tres hermanas se reunieron y comentaron que la familia se comenzaba a disolver, cada quien por su lado.

Semanas después de que Ana Luisa se marchó, Eugenia también se preparaba para irse de la casa, en eso resolvió dejar una carta a su hermana Carmelina.

Cuando ya partió llegó a las 5 de la tarde a las lanchas donde se embarcó y comenzó a recordar los pedazos de su vida, en una imagen vió cuando era niña, buscando hacerse ya una mujer y así fue recordando.

Cuando Carmelina encontró la carta, lo leyó 2 y 3 veces se comenzó a desesperar porque se había quedado sola, sintió frío y quería que Eugenia volviera, se preparó un café y pensó todo lo que su hermana le había hecho pasar, pensó la perdonaría con tal de que estuviera aquí, al otro día salio al trabajo y en la puerta había escrito Ratas y ella comenzó a borrar.
FIN

IDEA PRINCIPAL
Las TRES RATAS del autor ecuatoriano Alfredo Pareja Diezcanseco nos presenta el destino distinto de tres hermanas pertenecientes a una familia decadente liberal: Carmelina la mayor, se aferra a un pasado honroso porque no puede realizar su propio y personal presente, Eugenia la intermedia, y la historia más conflictiva de las tres, busca su destino de equivocación en equivocación, hasta que haya su horizonte en la vida del hijo que va a tener; Ana Luisa la menor, es la única que encontró un amor personal, a la vez que se abre a una perspectiva de nuevas ideas sociales.

3 comentarios:

  1. jeje pero la ultima parte no lo hisiste por capitulos sino entreverado con el cap17 y el fin ......... pero exelente

    ResponderEliminar