!MANTENGAMOS EL BLOG ACTUALIZADO!
Demos un clic en los anuncios... gracias.

sábado, 25 de julio de 2009

LA ODISEA

Poema épico que se refiere a los viajes de Ulises (Odiseo como era también llamado), y comienza con las largas aventuras que tuvo que pasar Ulises para regresar a Itaca, en donde era Rey.

Con estos largos e interesantes relatos de viajes y episodios en los que revelan un conocimiento perfecto del corazón humano, como lo son Penélope, esposa de Ulises, y Telémaco su hijo estos personajes dan mayor encanto que la Iliada. Ulises fue uno de los dioses griegos que combatieron en la guerra de Troya y la Odisea que toma de él su nombre, así como Aquiles era considerado como el guerrero más astuto y perspicaz.

Apenas se embarcó para Itaca, la desgracia comenzó a perseguirlo, como castigo de los dioses por haber engañado a los Troyanos por lo que solo después de 20 años logró unirse de nuevo con los suyos poco tiempo después de zarpar arribaron al país de los Lótofagos que eran muy hospitalarios estos habitantes comían el loto, flor que propicia el sueño, la pérdida de la fuerza, un completo olvido, cuando los compañeros de Ulises la probaron perdieron el deseo de regresar a su patria, ansiando únicamente quedarse en aquella isla paradisiaca, finalmente Ulises que se vio obligado a llevárselos a la fuerza para embarcarlos en la nave.

Ulises consiguió burlar su maléfica atracción taponando con cera los oídos de sus compañeros, pero la desgracia se abatió sobre ellos cuando trataron de pasar entre Escila y Caribdia un peligroso peñasco y un terrible remolino por cada lado, por un lado el monstruo de seis cabezas y por el otro lado Ulises y sus hombres tratando de escapar del monstruo que habitaba en las profundas y remolinantes aguas de Caribdia.

En la isla de Trinacria como los antiguos llamaban a Cicilia, al hallarse sin provisiones mataron a un buey del sol a pesar de que Ulises les había prohibido tocar a los animales sagrados. Para castigarlos el sol encrespó las aguas en un terrible que destrozó la nave y la hizo naufragar de lo cual el único sobreviviente fue Ulises.

El temporal lo arrojó a Ogigia, en donde habitaba una bella ninfa llamada Calipso, que se enamoró de Ulises y lo mantuvo a su lado durante siete años, finalmente Júpiter mando a Mercurio, el cual ordenó a Calipso que lo soltara, después Ulises gozó de una breve estancia en el país de los Feacios donde conoció a Nausica, hija del Rey Alcíno, logró que este le facilitará una nave para regresar a sus lares. Mientras tanto en Itaca, su esposa Penélope, asediada pro tantos pretendientes, quienes esperaban que ella se decidiera por uno, para ser su esposo y sucesor de Ulises a quien creyó muerto.

A su llegada Ulises se encontró con su hijo Telémaco, quien le contó todo lo que estaba sucediendo y realizaron un plan para librarse de los pretendientes de Penélope.

A las pocas semanas llegaron a la Isla de los Ciclones gigantes de un solo ojo que se apacentaban su rebaño y vivían en cavernas. El cual los cogió prisioneros y los devoraba, en trance tan mortal, Minerva acudió en auxilio de Ulises, apareciéndosele en sueños y aconsejándoles que sus hombres tomaran un largo palo, lo agusara y aguardasen una ocasión para clavarlo en el ojo del cíclope, llamado Polifemo. Así lo hicieron y pudieron escapar, pero el furioso gigante que era hijo de Neptuno invoco al Dios del Mar pidiéndole que maldijera a la nave y sus tripulantes y durante muchos años Ulises y sus compañeros vagaron errantes sin poder alcanzar la tierra materna, asediado por peligros.

Efectuaron la siguiente parada en la cueva del Guardián de los vientos, su estancia allí fue muy agradable, al zarpar él llamó a Ulises y confió a su cuidado un odre pidiéndole que lo guardara bien puesto que en él se hallaban guardados los vientos desagradables que le harán retrasar el viaje, los compañeros de Ulises por curiosidad lo abrieron, pero tanto se enfureció el Dios con ellos, que se desentendió por completo de su suerte.

Izaron de nuevo las velas y arribaron a la isla Cirse, y una malévola hechicera quien convirtió a los hombres de Ulises en cerdos, Ulises fue advertido por los Dioses Mercurio y con la ayuda de este y la inteligencia de Ulises pudieron hacer que Cirse rompiera el hechizo y escapar. Logró resistir el encanto de la sirena que con su dulcicimo encanto atraían a los marineros haciéndolos perecer.

Telémaco les propondría un concurso de tiro al arco con el propio arco de Ulises, el premio sería la mano de su madre, y los pretendientes aceptaron, pero por más que los probaron ninguno de ellos pudo tener el potente arco.

Finalmente Ulises se adelantó y pidió que le dejaran probar su suerte, los pretendientes le permitieron que el mendigo, o sea que él plan de ellos era de que Ulises se vestiría de mendigo para despistar a los pretendientes de Penélope, probara el arco y lo tensó con facilidad y soltura.

Ulises antes que los pretendientes salieran de su sorpresa cogió un carcajo y empezó azotarlos con la ayuda de su hijo, hasta que cayeron muertos a sus pies, después quitándoles los harapos, este se reveló a la estupefacta Penélope.

Y así es como Penélope ocupó de nuevo al trono de Ítaca, en compañía de su fiel esposa y su valeroso hijo, reino en paz y contento el resto de sus años, terminando así la Odisea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada